Materiales para construcción

Diferentes materiales para construcción

En el mercado existen diferentes materiales para construcción. Algunos de ellos son muy populares porque se emplean para la realización de edificios civiles, pero otros son más específicos y se emplean para la construcción de en los que se requieren unas prestaciones específicas.

Para los despistados recordarles que se entiende por materiales para construcción a todos aquellos elementos, objetos o materias que se emplean en la realización de un edificio. Independientemente de que sean artificiales o naturales.

De ahí que entre ellos podamos encontrar desde adobe hasta el hormigón armado pasando por el bambú o las piedras. El uso de uno u otro estará directamente relacionado con las prestaciones que se pretendan, el uso que se vaya a hacer de la construcción y el entorno en el que se encuentre la misma.

Tanto si necesitamos unos u otros, lo mejor es acudir siempre a proveedores especializados. En estos espacios nos ofrecerán asesoramiento sobre nuestras necesidades, nos comunicarán las novedades que hay en el mercado y pondrán a nuestro alcance aquello que necesitamos en el mínimo tiempo posible. Y todo ello siempre con la mejor garantía y el precio más competitivo. Espacios como Hermanos Andújar y Navarro, en Valencia, que llevan años ofreciendo soluciones a las demandas de sus clientes.

 

Materiales para construcción y prestaciones

Los materiales que se emplean para la construcción de cualquier edificio tienen unas prestaciones concretas que aportan determinadas particularidades a la construcción en la que se encuentran. Además, muchos de ellos desarrollan comportamientos complementarios cuando entran en contacto con otros materiales o cuando se someten a unas circunstancias concretas.

Uno de los materiales para construcción que más se emplean es el hormigón armado. Desde su descubrimiento a principios del siglo XX, su uso se ha ido extendiendo hasta entrar en el ámbito de la arquitectura ornamental. Se trata de un material de gran resistencia que hizo que los pilares y columnas dejaran de ser imprescindibles para soportar techos y cubiertas.

En la actualidad hay empresas que han desarrollado un hormigón ignífugo. Este material se está empleando en la construcción de viviendas para asegurar a sus ocupantes y sus pertenencias.

Otro material para construcción que se emplea en la construcción de edificios con mucha frecuencia es el hierro. Su presencia en los edificios aporta elasticidad y ductilidad al mismo, lo que permite que la construcción se pueda mover sin quebrarse. Además, gracias a su naturaleza las piezas de hierro se pueden soldar entre sí creando estructuras que soporten al resto de los materiales.

El ladrillo de construcción es, quizá, el más común de los materiales de este tipo. Se trata de un elemento que está presente en las construcciones de todo el mundo desde hace miles de años.

Su composición actual, sin embargo, es diferente a la ancestral, ya que con el paso del tiempo se le ha ido añadiendo arcilla, lo que ha alargado su durabilidad, ha incrementado su dureza y ha multiplicado su resistencia al calor. Su empleo en las construcciones civiles se debe a que aporta permeabilidad y un buen aislamiento.

En el mercado también podemos encontrar otro tipo de ladrillos. Los más habituales son: el de fachada, el ladrillo envejecido, el refractario y el adoquín. Todos ellos se emplean también en la realización de edificios aunque en espacios concretos. Así, por ejemplo, el refractario (que es un ladrillo que aguanta altas temperaturas) se emplea en la realización de chimeneas o de barbacoas de obra.

Otro material muy popular en las construcciones son los áridos, popularmente conocidos como arena. Se trata de un material que no se emplea por sí mismo, sino para hacer aleaciones con otros materiales y obtener masas con las que poder edificar. Existe una gran variedad de áridos y hay que conocerlos bien antes de seleccionar el que más nos conviene.

En cualquier caso, lo mejor es escoger áridos de calidad y con el grano que mejor se ajuste a nuestras necesidades. Y es que en una obra no sólo se emplea un tipo de árido sino una gran variedad de ellos (atendiendo a que sea para rellenar cimientos, para enlucir fachadas o para cubrir paredes interiores).

 

 

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.