COMUNICACIÓN EVALUACIÓN DE ASPECTOS AMBIENTALES

COMUNICACIÓN EVALUACIÓN DE ASPECTOS AMBIENTALES

Como ya hicimos el año pasado, con motivo de la implantación del sistema de gestión ambiental en Hermanos Andújar y Navarro hemos determinado los aspectos ambientales de sus actividades, productos y servicios que se puede controlar y aquellos en los que podemos influir.

Se define como aspecto ambiental a todo elemento de las actividades, productos o servicios de nuestra empresa que pueda interactuar con el medio ambiente. Se dividen en: Consumos (agua, gasóleo, etc.), emisiones (gases, partículas de polvo, etc.), vertidos, residuos (peligrosos, no peligrosos, inertes, etc,) y otros (afección al paisaje, a la flora, fauna, etc.). Estos aspectos, que podríamos denominar como “causa”, tienen un “efecto” que origina una alteración o cambio del medio ambiente, ya sea positivo o negativo. Este efecto sobre el medio ambiente se conoce como impacto ambiental.

Con estos aspectos ambientales identificados, tanto de nuestras actividades, productos como servicios, la organización debe llevar a cabo una evaluación periódica de los mismos y de los impactos ambientales que éstos generan, con la finalidad de identificar aquellos que son más importantes y que pueden generar un mayor impacto en el medio ambiente.

Por ejemplo, el aspecto consumo de gasóleo ha resultado un aspecto ambiental significativo en la evaluación. Su impacto asociado es la emisión de gases de efecto invernadero que aceleran el cambio climático, la emisión de partículas contaminantes al aire; provoca un agotamiento de recursos no renovables, en este caso petróleo, y también provoca un impacto en la salud de las personas. Este aspecto relaciona el consumo de gasóleo con la actividad de la organización medido en horas de trabajo de las diferentes máquinas, camiones y demás maquinaria utilizada en la actividades de la empresa: clasificación de residuos, extracción de áridos, transporte de contenedores, de áridos, etc, por lo que resulta difícil saber qué actividad es la mayor causante de dicho incremento.

Además, también ha resultado como significativo el consumo de electricidad en las oficinas y en el taller, lo que sin duda se debe a una mayor actividad en el taller -ya que el gasto en iluminación no ha variado a penas-. Tanto en las oficinas como en el taller, ya se han sustituido todas las luminarias a iluminación de bajo consumo tipo LED. Sin embargo, el aumento de la facturación en el taller confirma que existe una mayor actividad que genera un mayor consumo de energía eléctica.

Aquí os dejo una serie de consejos y recomendaciones del IDAE, Instituto para la Diversificación y Ahorro Energético, para llevar a cabo una conducción más eficiente:

  1. Conocer todas las características del vehículo que conducimos, su comportamiento, potencia máximo, el correcto manejo de todos sus sistemas, etc.

  2. Arrancar el motor sin pisar el acelerador y dejarlo al ralentí hasta que haya pasado un minuto aproximadamente. Si ya hay presión suficiente, se inicia la marcha.

  3. Acelerar de manera muy suave cuando el motor aún esté frío, hasta que alcance una temperatura óptima (unos 25 minutos al ralentí o 5 minutos en marcha).

  4. Realizar los cambios de marcha en la zona de par máximo (zona verde). Tras esta operación, el régimen del motor deberá mantenerse en esta zona.

  5. Evitar acelerar y frenar innecesarias y mantener la velocidad estable.

  6. Aprovechar al máximo las inercias del vehículo. Cuando no pisamos el acelerador no existe consumo de combustible, por lo que es aconsejable ayudarnos de las inercias (pendientes en la carretera) para que el camión avance.

  7. Evitar frenar. Cuando sea necesario decelerar, levantaremos el pie del acelerador y aprovecharemos la inercia del vehículo lo máximo posible.

  8. Apagar el motor en las paradas superiores a dos minutos. Aunque es recomendable dejar el motor al ralentí durante unos segundos antes de detener el motor para alargar la vida útil del turbocompresor (no más de unos segundos).

  9. Estudiar con antelación la ruta a seguir para prever las condiciones de tráfico y anticiparte a las interrupciones de tráfico.

  10. Evita las horas de máxima afluencia de tráfico.

Con estas medidas se puede conseguir entre un 5% y un 8% de ahorro en el consumo, además de aumentar la vida útil del motor y la reducción de los costes de mantenimiento.

A continuación, compartimos un completo manual de conducción eficiente elaborado por el Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía, para aquellos que estéis interesados en profundizar más en la materia.

Guía de conducción eficiente del IDAE para vehículos industriales:

http://www.idae.es/uploads/documentos/documentos_10320_Conduccion_eficiente_veh_industriales_A2011_A_982a7098.pdf

Si os ha resultado de utilidad este artículo, háznoslo saber.

Medio Ambiente y Calidad

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *